Almendras con cáscara, tres razones para comprarlas

Tres razones para comprar almendras con cáscara

Una óptima conservación de sus propiedades, la no utilización de conservantes artificiales y una mayor sostenibilidad. Estas son algunas de las razones por las que deberías comprar almendras con cáscara.

Repasamos algunas de las ventajas de comprar almendras con cáscara, frente a las almendras ya peladas.

1. Mejor conservación de su sabor y sus propiedades

La primera y más importante de las razones para comprar almendras con cáscara es garantizar su óptima conservación. La cáscara protege el sabor y las propiedades de la almendra durante todo el año.

Eso sí, para garantizar la conservación de la almendra con cáscara, guárdala en un lugar fresco y seco. Evitar la humedad será aún más importante si la compras sin cáscara. Dado que es un fruto seco rico en grasa, se pone rancia fácilmente.

2. Almendras con cáscara, más naturales

Las almendras con cáscara son por todo lo dicho en el punto anterior, un recurso más natural, dado que no han sido tratadas ni se les ha añadido ningún conservante.

Los frutos secos que se compran ya pelados suelen contener sustancias que ayudan a su conservación, como el dióxido de azufre, que se utiliza tradicionalmente como antioxidante y antimicrobiano en muchos alimentos, como frutas, verduras y frutos secos. Su uso ayuda a prevenir el deterioro que los microorganismos producen sobre los alimentos.

3. Compromiso con el medio ambiente

El consumidor cada vez está más sensibilizado con la sostenibilidad y el cuidado medioambiental. En este sentido cada vez es más común el uso de biomasa como combustible para estufas y calderas.

Las cáscaras de las almendras pueden ser empleadas como combustible, evitando la generación de residuos y al mismo tiempo recurriendo a un combustibles natural.

Entrega a península
en 24 / 48 horas

Costes de envío gratuito
en todos los pedidos

Pago seguro con tarjeta,
Paypal y Bizum

Tu pedido
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0